¿Qué es la alopecia?

Alopecia

La alopecia (pérdida de pelo) es uno de los motivos de consulta dermatológicos más frecuentes. En ocasiones es considerado como un problema «estético», sin embargo es una de las enfermedades dermatológicas que más puede afectar la calidad de vida del paciente. Es muy importante conocer que existen más de 100 tipos diferentes de alopecia, y que es necesario realizar un adecuado diagnóstico para seleccionar el mejor tratamiento.

«El dermatólogo es el especialista idóneo que te orientará en el diagnóstico y tratamiento correcto de tu alopecia»

¿Qué tipos de alopecia existen?

La caída de cabello puede ser de causa hormonal, alimenticia, por estrés, por problemas inmunológicos, incluso por enfermedades sistémicas. Por ello es tan importante obtener un adecuado diagnóstico para tratar el problema. De la misma forma que las alopecias de origen hormonal necesitarán tratamiento con fármacos orales, existen formas de caída de cabello como la alopecia estacional o la alopecia por estrés que se corrigen solas y no requieren ningún tratamiento (estos pacientes a menudo recurren a tratamientos “milagrosos” y mejoran… pero no por el tratamiento en sí, sino porque la caída de pelo cede espontáneamente).

Hoy comentaremos los aspectos más importantes de la formas más frecuente de alopecia en el varón: la alopecia androgenética

Alopecia androgenética
Alopecia androgenética masculina

ALOPECIA ANDROGENÉTICA 

¿Qué es la alopecia androgenética?

La alopecia androgenética (AGA) es un tipo de calvicie en el que se produce una disminución progresiva en la cantidad y el grosor del cabello hasta llegar al punto en que desaparece de manera definitiva.

«Es la causa más frecuente de alopecia en hombres y una causa también importante de pérdida de cabello en la mujer»

¿Por qué se produce la alopecia androgenética?

Se produce por la confluencia de tres factores principales: la acción de las hormonas masculinas sobre los folículos pilosos, la herencia o predisposición genética, y la edad.

  • Las hormonas masculinas, también llamadas andrógenos, actúan sobre el folículo piloso produciendo una miniaturización progresiva del mismo (y por tanto haciendo que el pelo sea más débil y más fino) hasta que desaparece definitivamente. La mayoría de pacientes no presentan niveles más elevados de andrógenos en la analítica, sino que sus folículos son más sensibles a estas hormonas.
  • Herencia: existe una clara predisposición genética a padecer alopecia androgenética, sobre todo en los hombres. Además, la herencia también puede condicionar la edad de comienzo, el patrón de alopecia, y su intensidad. Además, esta intensidad puede ser distinta incluso entre miembros de una misma familia.
  • Edad: aunque la alopecia androgenética suele comenzar en torno a los 18-30 años, se va acentuando con la edad. Así, es un proceso que afecta al 40% de los hombres de 18-40 años, y a más de un 90% de los mayores de 75 años, en mayor o menor medida.

Otros factores capaces de influir o agravar una alopecia androgenética son el estrés, la mala alimentación, o los déficits de algunas sustancias como el hierro.

¿Quiénes pueden  padecer alopecia androgenética?

La alopecia androgenética afecta tanto a hombres como a mujeres, aunque el patrón de pérdida de cabello es distinto en cada uno de ellos. Además, ya hemos comentado que no tiene por qué afectar a todos los miembros de una misma familia, ni tener la misma intensidad.

¿Cuáles son los diferentes tipos de alopecia androgenética?

La AGA puede clasificarse en varios tipos o patrones, según la forma en que se produce la pérdida de cabello. Hay que aclarar que cada patrón es característico pero no exclusivo del sexo que le da nombre; así, existen hombres con AGA de patrón femenino y mujeres con AGA de patrón masculino:

  • AGA de patrón masculino: La pérdida del pelo suele comenzar con un retraso en la línea de implantación del cabello, dando lugar a las típicas “entradas”, y posteriormente puede afectar a la coronilla y a los lados de la cabeza. Existen formas localizadas caracterizadas por un retraso en la línea de implantación más o menos marcado y en los casos severos se puede producir una pérdida total del cabello.
  • AGA de patrón femenino: Si bien es menos común que la calvicie de patrón masculino, este tipo de calvicie suele provocar la pérdida de cabello en la frente, en los laterales y, o la coronilla. El resultado es una disminución en la densidad capilar en esas áreas sin que haya retraso en la línea de implantación del cabello, y rara vez provoca la pérdida total del cabello.
Evolución alopecia androgenética de patrón masculino
Evolución alopecia androgenética de patrón masculino

Tratamiento para la alopecia androgenética

El tratamiento para la alopecia que proponemos los dermatólogos va a depender de:

  • La edad, estado general de salud y la historia médica.
  • Grado de afectación.
  • La tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
  • Las expectativas del paciente para la trayectoria de la enfermedad.
  • La opinión o preferencia del paciente .

La evolución de la alopecia androgenética es lentamente progresiva, es decir, si no se trata, paulatinamente el paciente irá perdiendo más cabello a lo largo de muchos años. Los tratamientos aprobados son el minoxidil tópico y el finasteride oral, aunque en algunos pacientes pueden ser efectivos otros fármacos (flutamida, anticonceptivos, espironolactona).

«La administración diaria de finasteride ha demostrado en estudios científicos ser el tratamiento más efectivo frente a la alopecia androgénica en el varón»

El efecto que consigue el finasteride es frenar la caída e incluso la repoblación parcial, mediante el bloqueo selectivo de la acción de las hormonas masculinas sobre el pelo. El momento ideal para iniciar el tratamiento es en fases iniciales de la alopecia. En última instancia, cuando la calvicie ya está instalada, existe la vía del trasplante capilar (microinjertos), una intervención quirúrgica que da buenos resultados en los casos en los que se puede realizar.

 

clínica

Pedro Aceituno Madera Dermatólogo
Menú de cierre