Actualmente, el láser de CO2 fraccionado es la técnica que nos permite obtener los mejores resultados en el tratamiento de las cicatrices de acné. Este láser permite realizar cientos de microcolumnas de coagulación en el tejido, que van a estimular la reparación y formación de colágeno en la piel dañada, haciendo que mejore notablemente el aspecto de la piel tratada. El fraccionamiento del láser permite aumentar la seguridad y la comodidad de la técnica conservando un elevado índice de eficacia.

El láser de CO2 fraccionado es una de las terapias más efectivas para tratar el fotoenvejecimiento cutáneo (manchas, arrugas) y las cicatrices atróficas (acné)  y cicatrices hipertróficas (quemaduras, cirugías).

Tras 3-6 meses después del tratamiento con láser de CO2 fraccionado se sigue sintetizando colágeno nuevo.


ANTES Y DESPUÉS

LECTURAS ADICIONALES EN NUESTRO BLOG

Menú de cierre