¿Qué son las estrías cutáneas?

Las estrías son zonas de atrofia de la piel que se visualizan en forma de líneas de color rojizo o blanquecino. Son una especie de cicatrices anómalas, producidas por una fibrosis excesiva localizada como respuesta a la ruptura y mala calidad de las fibras elásticas.

Suelen estar localizadas en abdomen, caderas, glúteos, piernas, brazos y región mamaria. 

Para evitar la aparición de las mismas, se recomienda llevar una vida sana: dieta equilibrada y ejercicio físico regular. Además, debemos intentar mantener la piel lo más hidratada y elástica posible para evitar la rotura de esas fibras elásticas.  Si ya han aparecido las estrías, para mejorar su aspecto las cremas no son suficientes.

El mejor tratamiento que existe actualmente para el tratamiento de las estrías es la combinación de láser de CO2 fraccionado junto con retinoides tópicos. El láser CO2 es un láser fraccionado ablativo que mejora la consistencia de la piel y sirve para tratar arrugas finas, cicatrices, estrías y realizar tratamientos de rejuvenecimiento facial, y a nivel corporal para mejorar el aspecto de las estrías.

¿Cómo se realiza la técnica de láser de CO2 fraccionado para estrías?

El tratamiento con láser CO2 produce una sensación de ardor que puede ser dolorosa, por lo que se realiza con anestesia tópica con buena tolerancia. Tras el tratamiento, los primeros 5-6 días la piel estará edematosa, con algunas costras. Progresivamente esas costras irán remitiendo, apareciendo una piel de mejor calidad, más uniforme y con menos estrías. Es importante que, tras el tratamiento, el paciente no exponga la zona a la luz solar.

Para el tratamiento de estrías se requieren varias sesiones de láser de CO2, que se complementan con un tratamiento tópico que incluye ácido retinoico combinado o no con ácido glicólico. Con esta combinación de tratamientos, aunque es difícil que las estrías desaparezcan por completo, mejorarán en torno a un 60-70%

Menú de cierre