¿Qué es un lunar o nevus?

Los lunares o nevus melanocíticos son proliferaciones benignas de melanocitos, las células que dan el color a la piel.

 

Siempre hay que consultar con un dermatólogo para que valore si ese lunar presenta signos de malignidad mediante dermatoscopia o biopsia si existen dudas.

¿QUÉ ASPECTO TIENEN Y QUÉ TIPOS DE LUNARES O NEVUS EXISTEN?

Nevus melanocítico de la unión

Son los más frecuentes y superficiales, y consisten en una proliferación melanocítica benigna que se sitúa en la capa basal de la epidermis, en contacto con la dermis. Clínicamente son máculas (manchas planas) de color marrón, habitualmente de forma redondeada y con un tamaño que no suele superar el centímetro. 

Nevus melanocítico compuesto

Presentan una parte que está en la unión dermo-epidérmica y otra en la dermis papilar (parte alta de la dermis, la capa intermedia de la piel). Por lo general se trata de una lesión con un componente macular marrón y otra zona sobreelevada (pápula) en el centro de la misma, normalmente de una coloración más clara.

Nevus melanocítico intradérmico

Los nevus melanocíticos intradérmicos son más profundos y se localizan en la dermis reticular y en el tejido celular subcutáneo (grasa de la piel). Se manifiestan como pápulas (que tienen mucho relieve) de color marrón, por lo que popularmente se denominan “verrugas” aunque no lo son.

¿Cómo se realiza la técnica de láser de CO2 fraccionado para estrías?

El tratamiento con láser CO2 produce una sensación de ardor que puede ser dolorosa, por lo que se realiza con anestesia tópica con buena tolerancia. Tras el tratamiento, los primeros 5-6 días la piel estará edematosa, con algunas costras. Progresivamente esas costras irán remitiendo, apareciendo una piel de mejor calidad, más uniforme y con menos estrías. Es importante que, tras el tratamiento, el paciente no exponga la zona a la luz solar.

Para el tratamiento de estrías se requieren varias sesiones de láser de CO2, que se complementan con un tratamiento tópico que incluye ácido retinoico combinado o no con ácido glicólico. Con esta combinación de tratamientos, aunque es difícil que las estrías desaparezcan por completo, mejorarán en torno a un 60-70%

¿Se deben eliminar los lunares?

Los lunares no tienen por qué ser eliminados necesariamente. Lo podemos hacer bien porque presenten signos de alarma o bien porque no nos gusten.

Si los dermatólogos observamos que el lunar tiene signos de alarma realizaremos una extirpación quirúrgica completa y un estudio histológico posterior (biopsia).

Es importante confiar en tu dermatólogo para su tratamiento, ya que es el profesional más cualificado para distinguir lunares benignos de malignos. Ningún otro profesional médico tiene nuestro entrenamiento y experiencia.

¿Debemos observarnos los lunares periódicamente?

Si, todas las personas deberíamos autoexplorarnos nuestros lunares cada 3-4 meses y al menos una vez al año hacer revisión de lunares por dermatólogo.

De esa manera vamos a poder identificar de forma precoz signos de alarma en lunares y hacer un diagnóstico precoz de melanoma. Este diagnóstico precoz de melanoma va a permitir que la cirugía sea curativa.

Eliminación de lunares con láser de CO2

El láser de CO2 elimina de forma instantánea el tejido donde impacta la luz. Puede emplearse a modo de bisturí para cortar o bien como una herramienta para vaporizar  dicho lunar.

Las ventajas que presenta el láser de CO2 son su elevado grado de precisión y el control que se tiene sobre el alcance de su profundidad, por lo que la probabilidad de dejar cicatriz en el área tratada es mínima si la comparamos con el empleo de otros medios más antiguos como puede ser el electrobisturí.

Menú de cierre