¿QUÉ ES LA ALOPECIA ?

La alopecia (pérdida de pelo) es uno de los motivos de consulta dermatológicos más frecuentes. En ocasiones es considerado como un problema “estético”, sin embargo es una de las enfermedades dermatológicas que más puede afectar la calidad de vida del paciente. Es muy importante conocer que existen más de 100 tipos diferentes de alopecia, y que es necesario realizar un adecuado diagnóstico para seleccionar el mejor tratamiento.

“El dermatólogo es el especialista idóneo que te orientará en el diagnóstico y tratamiento correcto de tu alopecia” 

¿QUÉ TIPOS DE ALOPECIA EXISTEN?

La caída de cabello puede ser de causa hormonal, alimenticia, por estrés, por problemas inmunológicos, incluso por enfermedades sistémicas. Por ello es tan importante obtener un adecuado diagnóstico para tratar el problema. De la misma forma que las alopecias de origen hormonal necesitarán tratamiento con fármacos orales, existen formas de caída de cabello como la alopecia estacional o la alopecia por estrés que se corrigen solas y no requieren ningún tratamiento (estos pacientes a menudo recurren a tratamientos “milagrosos” y mejoran… pero no por el tratamiento en sí, sino porque la caída de pelo cede espontáneamente).

CAÍDAS TRANSITORIAS DE PELO. EFLUVIO TELÓGENO

El efluvio telógeno es una caída de cabello difusa, con frecuencia de instauración rápida.

“Típicamente se produce de 2 a 4 meses después de algún acontecimiento sistémico que supone un estrés para nuestro pelo. Como parto, enfermedad médica grave, intervención quirúrgica, fiebre alta o estrés emocional fuerte”.
Puede aparecer asociado a situaciones de estrés continuas, denominándose entonces efluvio telógeno crónico. Afecta con mayor frecuencia a mujeres.

¿Cuáles son los síntomas del efluvio telógeno?

Vamos a observar la caída brusca de un número elevado de cabellos, lo cual suele alarmar al paciente, que ve una gran cantidad de pelos en el cepillo tras peinarse, en el desagüe tras ducharse o en la almohada tras dormir. El paciente suele notar que el cabello está más frágil y se desprende con mayor facilidad, pero no suele apreciarse una pérdida de densidad de pelo a nivel del cuero cabelludo al inicio.

Clínicamente podemos observar una pérdida difusa de la densidad del pelo en todo el cuero cabelludo, con una intensidad variable. Encontramos una prueba de tracción positiva: desprendimiento de varios cabellos al traccionar suavemente de un mechón.

¿Cuál es el diagnóstico del efluvio telógeno?

El diagnóstico suele realizarse por los hallazgos clínicos junto con la anamnesis, muchas veces el diagnóstico viene orientado por el propio paciente. En ocasiones es recomendable un estudio analítico para identificar posibles déficits nutricionales o enfermedad asociadas previamente no diagnosticadas.

¿Cuál es el tratamiento del efluvio telógeno?

La recuperación espontánea es lo habitual, por lo que es importante tranquilizar al paciente.

“El objetivo es identificar la causa que puede estar produciendo el efluvio y actuar sobre ella”.

CAÍDAS CRÓNICAS DE PELO EN LA MUJER. ALOPECIA DE PATRÓN FEMENINO

La alopecia de patron femenino o alopecia androgenética femenina es la causa más frecuente de caída crónica de cabello en la mujer. Con frecuencia va a afectar a la calidad de vida de las mujeres que la padecen.

¿ Cuáles son las causas de la alopecia de patrón femenino?

Hay tres factores principales que contribuyen al desarrollo de una alopecia de patrón femenino: la herencia, las hormonas masculinas y la edad. Existe una predisposición genética, un 54 % va a tener varones en la familia con alopecia androgenética y un 21% alguna mujer. La influencia hormonal (andrógenos) en la alopecia de patrón femenino no está tan clara como ocurre en hombres y quizás estén implicados otros factores. Aunque se ha visto que mujeres con niveles elevados de andrógenos o bien con niveles normales pero una mayor sensibilidad a la acción de los mismos a nivel periférico tienen con mayor frecuencia una alopecia androgenética, La gravedad y frecuencia de la alopecia de patrón femenino va a aumentar con la edad de la mujer. La prevalencia es de aproximadamente un 6% en las mujeres menores de 30 años y hasta un 42% en las mayores de 70 años.

¿Cuáles son los síntomas de la alopecia de patrón femenino?

Vamos a distinguir diferentes patrones de caída del cabello:

  • Adelgazamiento difuso del pelo en la zona de la “corona” preservándose la línea de implantación del cuero cabelludo de la frente. Los dermatólogos empleamos la escala de Ludwig y la escala de Sinclair para medir su grado de extensión y distribución.
  • Adelgazamiento del pelo y ensanchamiento de la parte central del cuero cabelludo con  retroceso de la línea de implantación frontal. La mujer se nota la raya del pelo cada vez más ancha.
  • Adelgazamiento del pelo asociado a retroceso de la línea de implantación del pelo en la zona de las sienes.

“A menudo la mujer nota que lleva varios años con pérdida lenta pero progresiva de pelo, con periodos de acentuación de dicha caída en otoño/invierno.”

“Se nota el pelo cada vez más fino.”

También pueden referir picor o sensación de quemazón en cuero cabelludo. La presencia de antecedentes de alopecia en varones y/o mujeres de la familia es muy frecuente.

También podemos encontrar en una mujer con alopecia de patrón femenino la presencia de un cabello graso (seborrea) y/o una Dermatitis seborreica (caspa, picor, enrojecimiento de la piel del cuero cabelludo)

¿Cómo se diagnostica una alopecia de patrón femenino?

Se trata de un diagnóstico fundamentalmente clínico.

Es conveniente realizar una serie de pruebas complementarias (medir niveles de hierro, ferritina, hormonas tiroideas). En algunas mujeres, especialmente aquellas con signos de hiperandrogenismo (seborrea, acné, hirsutismo) o que tengan reglas irregulares si va a estar indicado la realización de un estudio hormonal. Este estudio va a poder evidenciar otras enfermedades que asocian este tipo de alopecia como el síndrome de ovario poliquístico.

¿Cuál es el tratamiento de la alopecia de patrón femenino?

“Es necesario realizar un tratamiento activo para frenar la caída de pelo, ya que si no, progresivamente va perdiéndose densidad a nivel del cuero cabelludo.”
Actualmente, sólo está aprobado para el tratamiento de la alopecia de patrón femenino el minoxidil tópico al 2%.  El minoxidil tópico consigue frenar parcialmente el proceso. Debe iniciarse lo antes posible ya que cuando la alopecia ya está establecida durante muchos años no es efectivo. El tratamiento se mantendrá por lo menos 6-12 meses para poder evaluar los resultados, y posteriormente, si es eficaz, se mantendrá por largas temporadas o incluso de por vida.

Sin embargo existen muchos pacientes en los que este tratamiento no es suficiente y es necesario utilizar otras alternativas empleadas en la bibliografía médica (ensayos clínicos y series de casos). En este sentido en las mujeres podemos valorar utilizar minoxidil tópico al 5%, anticonceptivos orales, acetato de ciproterona, espironolactona, finasteride.

Previamente al inicio de estos tratamientos, es el dermatólogo el que debe valorar la idoneidad de los mismos  para un paciente concreto. También es el paciente, el que tras ser informado por el dermatólogo, debe dar el visto bueno al tratamiento una vez sopesados beneficio/riesgo.

En el caso de las mujeres que asocian niveles aumentados de andrógenos, o en algunos mujeres con niveles de andrógenos normales pero hipersensibilidad a ellos, podrá realizarse tratamiento hormonal, cuya elección dependerá de la procedencia de dichos andrógenos. Si la causa es la glándula suprarrenal, se puede realizar tratamiento con antiandrógenos como acetato de ciproterona, drospirenona, espironolactona, flutamida y  finasteride. En los casos de alteraciones a nivel ovárico, podemos usar anticonceptivos combinados con antiandrógenos. Recientemente también se ha descrito la utilidad de la metformina (antidiabético oral) como tratamiento complementario, especialmente en las mujeres que asocian síndrome del ovario poliquístico. También se está empleando en pubicaciones científicas el dutasteride, un antiandrógeno periférico aunque todavía no está autorizado su uso en la alopecia androgenética.

“Es importante tener presente que los tratamientos deben ser mantenidos durante largos periodos de tiempo para no perder su eficacia.”

En casos avanzados o cuando el tratamiento médico no es eficaz, el autotrasplante de cabello ofrece buenos resultados.

Bibliografía

  • Mubki T, Shamsaldeen O, McElwee KJ, and Shapiro J. An update on diagnosis and treatment of female pattern hair loss. Expert Rev Dermatol. 2013; 8: 427–436
  • Atanaskova N, Bergfeld WF. Hair: what is new in diagnosis and management? Female pattern hair loss update: diagnosis and treatment. Dermatol Clin 2013; 31:119.
  • Blume Peytavi U, Blumeyer A, Tosti A, Finner V, Marmol M, Trakatelli P, et-al. S1 Guideline for diagnostic evaluation in androgenetic alopecia in men, women and adolescent. Br J Dermatol. 2011; 164:5-15.
  •  Blumeyer A, Tosti A, Messenger A, Reygagne P, Del Marmol V, Spuls PI, et al. Evidence-based (S3) guideline for the treatment of androgenetic alopecia in women and in men. J Dtsch Dermatol Ges. 2011;9 Suppl 6:S1-57.
  • www.aedv.es
Menú de cierre