¿QUÉ ES LA ROSÁCEA ?

La rosácea es una enfermedad crónica de la piel que se manifiesta como rojez, pápulas y pústulas “granos” en las mejillas y/o la nariz. Inicialmente se sufren episodios intermitentes de rojez en las mejillas (flushing), acompañados o no de sensación de sofoco. Más tarde esta rojez es permanente (cuperosis) y aparecen  telangiectasias (pequeños vasos sanguíneos) y lesiones inflamatorias (“granos” con o sin pus). Es más frecuente en mujeres jóvenes o de edad media.
rosacea

¿ES UNA ENFERMEDAD GRAVE?

Habitualmente, supone sólo una alteración estética y ocasionalmente provoca molestias locales. Si bien suele ser un problema limitado a la piel, en ocasiones puede aparecer también conjuntivitis o blefaritis.

“Hasta un 70% de las personas que padecen rosácea refiere un descenso en su autoestima y una mayor dificultad en sus relaciones profesionales y/o personales.”

¿Qué factores empeoran la rosácea?

 El factor que contribuye de manera más importante al agravamiento de la rosácea es la exposición solar.

Otros factores desencadenantes van a ser las comidas y bebidas calientes, las comidas picantes, el alcohol, temperaturas extremas o cambios de temperatura bruscos, situaciones de estrés, menopausia, ejercicio intenso, baños calientes o saunas, corticoides y fármacos que dilaten los vasos, incluyendo algunos medicamentos para la hipertensión arterial. Pero es importante indicar que no todas las personas con rosácea van a empeorar necesariamente mediante la exposición a todos estos factores.

DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO DE LA ROSÁCEA

El diagnóstico es clínico, encontrando dos o más de los criterios siguientes: presencia de flushing, eritema permanente (cuperosis), pápulas y pústulas y/o telangiectasias.

Sin un diagnóstico y un tratamiento precoz, la rosácea tiende a empeorar progresivamente. Es importante conocer los tratamientos y cuidados cutáneos previos que ha tenido la paciente, así como el impacto en su calidad de vida.

Cuidados generales.

 “Se debe aconsejar a todo paciente con rosácea que evite la exposición solar mediante el uso de fotoprotectores (tanto para UVA como para UVB).”

 

 

Menú de cierre