¿QUÉ ES LA ROSÁCEA ?

La rosácea es una enfermedad crónica de la piel que se manifiesta como rojez, pápulas y pústulas “granos” en las mejillas y/o la nariz. Inicialmente se sufren episodios intermitentes de rojez en las mejillas (flushing), acompañados o no de sensación de sofoco. Más tarde esta rojez es permanente (cuperosis) y aparecen  telangiectasias (pequeños vasos sanguíneos) y lesiones inflamatorias (“granos” con o sin pus). Es más frecuente en mujeres jóvenes o de edad media.
rosacea

¿ES UNA ENFERMEDAD GRAVE?

Habitualmente, supone sólo una alteración estética y ocasionalmente provoca molestias locales. Si bien suele ser un problema limitado a la piel, en ocasiones puede aparecer también conjuntivitis o blefaritis.

“Hasta un 70% de las personas que padecen rosácea refiere un descenso en su autoestima y una mayor dificultad en sus relaciones profesionales y/o personales.”

¿Qué factores empeoran la rosácea?

 El factor que contribuye de manera más importante al agravamiento de la rosácea es la exposición solar.

Otros factores desencadenantes van a ser las comidas y bebidas calientes, las comidas picantes, el alcohol, temperaturas extremas o cambios de temperatura bruscos, situaciones de estrés, menopausia, ejercicio intenso, baños calientes o saunas, corticoides y fármacos que dilaten los vasos, incluyendo algunos medicamentos para la hipertensión arterial. Pero es importante indicar que no todas las personas con rosácea van a empeorar necesariamente mediante la exposición a todos estos factores.

DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO DE LA ROSÁCEA

El diagnóstico es clínico, encontrando dos o más de los criterios siguientes: presencia de flushing, eritema permanente (cuperosis), pápulas y pústulas y/o telangiectasias.

Sin un diagnóstico y un tratamiento precoz, la rosácea tiende a empeorar progresivamente. Es importante conocer los tratamientos y cuidados cutáneos previos que ha tenido la paciente, así como el impacto en su calidad de vida.

Cuidados generales.

 “Se debe aconsejar a todo paciente con rosácea que evite la exposición solar mediante el uso de fotoprotectores (tanto para UVA como para UVB).”

Muchos pacientes con rosácea tienen la piel sensible, por lo que se recomienda la utilización de cremas hidratantes faciales hipoalergénicas o específicas para pieles con rosácea. Además, es recomendable la utilización de jabones suaves, evitando frotar de forma enérgica la cara con las manos. También se deben evitar las lociones alcohólicas (típicas en desmaquillantes o productos para el afeitado). Si se lleva maquillaje, el uso de productos que contengan pigmentos verdes puede ayudar a disimular las rojeces. Se debe evitar el uso de cremas de corticoides. Los corticoides tópicos, cuando se usan de forma inadecuada, pueden empeorar la rosácea.

Tratamientos tópicos.

  • Antibióticos y antiinflamatorios tópicos (metronidazol, ácido azelaico clindamicina, eritromicina)
  • Permetrina tópica, en casos refractarios
  • Agonistas alfa-adrenérgicos (Brimonidina), estará disponible en España a finales de este mes , van a actuar sobre el eritema difuso persistente.

Tratamientos orales.

  • Antibióticos: La rosácea no es una enfermedad infecciosa y los antibióticos se utilizan por su capacidad anti-inflamatoria y para reducir el número de bacterias habituales en la piel. En ocasiones el tratamiento es prolongado y puede requerir modificaciones que serán indicadas por su médico.
  • Isotretinoína: para determinados tipos de rosácea. Generalmente se utiliza a dosis bajas y requiere de control anticonceptivo en mujeres en edad fértil por sus efectos sobre el feto.

Tratamientos con láser o con luz pulsada.

Para destruir los vasos sanguíneos visibles o disminuir el enrojecimiento, Permite destruir la hemoglobina ó pigmento rojo de las venas o manchas sin dañar la piel sana:

  • Luz pulsada intensa (IPL/I2PL)
  • Láser de colorante pulsado (585-600 nm) destruye las venitas de la cara de pequeño diámetro.
  • Para las venas más gruesas de la cara  láser Nd:YAG 1064 nm.

Brimonidina, un nuevo tratamiento para el enrojecimiento facial en la rosácea.

Los pacientes con rosácea a menudo presentan un enrojecimiento facial que les afecta a su calidad de vida, y que empeora en situaciones tales como ingesta de comidas picantes,  al entrar en lugares calurosos, al hablar en público o al tomar alcohol. Este enrojecimiento o eritema facial persistente supone un reto terapéutico ante la falta de tratamientos efectivos.

“La EMA (Agencia Europea del medicamento)  y la FDA ( Agencia del medicamento de EEUU) han aprobado la brimonidina tópica para el tratamiento del eritema facial persistente y flushing en los pacientes con rosácea”.

¿Qué es la brimonidina?

Se trata de un fármaco tópico (un gel, con una concentración del 0,3%) agonista de los receptores alfa-2 adrenérgicos, cuyo principal efecto es la vasoconstricción (disminuir el diámetro de los vasos sanguíneos donde se aplica). Por esta razón, consigue disminuir el enrojecimiento en la zona tratada, de forma transitoria. Presenta un efecto muy rápido, siendo visible la mejoría ya en los primeros 30 minutos, con un efecto máximo a las 6 horas y una duración de acción de 12 horas. Se aplica tópicamente 1 vez al día preferentemente por la mañana, permitiendo a los pacientes evitar el enrojecimiento y los episodios de flushing (enrojecimiento intermitente) durante todo el día.

¿Qué ofrece de nuevo la brominidina en el paciente con rosácea?

Hasta la actualidad sólo se disponía de tratamientos para las lesiones inflamatorias de la rosácea, las lesiones vasculares (telangiectasias y cuperosis) sólo podían tratarse con láser o luz pulsada.

“La brimonidina es el primer fármaco tópico que posee estudios contrastados de su eficacia para el tratamiento del enrojecimiento facial y flushing”.

¿Es un tratamiento efectivo?

En los estudios publicados la brimonidina ha permitido reducir hasta 12 horas la rojez facial con una sola aplicación, con mejorías visibles del 82% percibidas por el propio paciente y por los investigadores, siendo esta mejoría muy marcada en el 30%  de ellos. El efecto máximo de disminución del eritema ocurre entre las 4 y 6 horas de aplicación, y posteriormente la rojez retorna progresivamente.

¿Qué efectos secundarios tiene?

En un estudio realizado a 52 semanas, la brimonidina ha demostrado ser segura y efectiva.  Los efectos adversos más comunes (> 4% de los participantes del estudio) fueron flushing (10%), eritema (8%), rosácea (5%), nasofaringitis (5%), sensación de quemazón (4%), aumento de la presión intraocular (4%) y cefalea (4%).

¿Qué pasa si se suspende la brimonidina?

Algunos tratamientos para la rosácea tienen el denominado efecto rebote. Éste implica que, al dejar el tratamiento, las manifestaciones de la enfermedad no sólo retornan al punto de inicio si no que pueden ser incluso peores. En el caso de la brimonidina, en los estudios de seguimiento hasta cuatro semanas tras su suspensión, no se ha observado efecto rebote en la rojez experimentada por el paciente, ni tampoco en los signos inflamatorios de la rosácea.

¿La piel se acostumbra a la brimonidina y ésta pierde su efecto a largo plazo?

En los estudios practicados hasta ahora no se ha observado fenómeno de taquifilaxia.  (pérdida del efecto terapéutico por el uso continuado del fármaco)

Para concluir, la rosácea es una enfermedad con un futuro muy esperanzador. Actualmente se están haciendo ensayos clínicos con diversos fármacos: Oximetazolina tópica, ivermectina tópica, acido retinoico tópico, acido azelaico en espuma, apremilast (antiinflmatorio análogo a la talidomida), inyecciones de toxina botulínica, rifaximina (antibiótico para la diarrea del viajero), dapsona tópica, laropiprant (para el flushing), omiganan (antibiótico) y cromolin sódico en crema.

 

  1. Bibliografía recomendada

    1. Fowler J Jr, Jackson JM, Moore A, et al; Brimonidine Phase III Study Group. Efficacy and safety of once-daily brimonidine tartrate gel 0.5% for the treatment of moderate to severe facial erythema of rosacea: results of two randomized, double-blind, and vehicle-controlled pivotal studies. J Drugs Dermatol. 2013;12(6):650-656.
    2. Moore A, Kempers S, Murakawa G, et al. Long-term safety and efficacy of once-daily topical brimonidine tartrate gel 0.5% for the treatment of moderate to severe facial erythema of rosacea: results of a  1-year open-label study. J Drugs Dermatol. 2014 Jan;13(1):56-61.
    3. http://www.clinicaltrials.gov/

     

Menú de cierre